¡Qué locura de primeros meses!¡viva el marketing! Cuando en tu cabeza se define una idea, parece que los pasos o hitos a dar son claros, definidos, y fácilmente medibles (vamos, como los objetivos SMART de Coaching o de metodología Lean). Sin embargo, vas avanzando y te vas encontrando con que ese proceso ha pasado de ser una carretera nacional (¡ya no decimos autovía o autopista!) a una carretera de montaña, de esas llenas de horquillas y curvas, en las que tienes que acelerar, frenar, girar para un lado y para el otro para seguir avanzando.

Y aquí hay dos caminos que podemos tomar, y en función de ello la experiencia será totalmente contraria. Por un lado, podemos marearnos y desear volver a una autopista para ir de frente, velocidad de crucero cómoda y rápida, y así llegar antes a nuestro camino. y si es así, sentimos decirlo, pero este no es el camino que vamos a encontrarnos.

Por otro lado, podemos disfrutar de las curvas, de las fuerzas centrifugas que nos llevan de un lado al otro del asiento mientras seguimos subiendo y bajando esa carretera sinuosa, haciendo que cada metro, cada kilómetro, sea único y nos enseñe una lección. Y esto es lo que estamos viviendo en este gran proyecto, que ya ha cogido su propia inercia y que se llama Siete Olas Comunicación.

Y en este tiempo, hemos descubierto como dar en el clavo realizando proyectos (y también como no!) en los que el objetivo es ensalzar el trabajo que realizan empresas y organizaciones. Y hemos (y seguimos) descubriendo tecnicismos nuevos. «Palabros» nuevos. La gran mayoría en inglés. Y que suenan molón con acento inglés pronunciado por un español. Como tú y como yo. Pero que al final, rebuscando y profundizando en su significado, nos llevan siempre al mismo punto, que no es otro que conectar personas con personas. Emociones con emociones. Y eso, es lo que nos emociona hacer. Por que hoy en día tenemos muchos medios, tecnologías y posibilidades para hacerlo, y que ayudándonos de ellos nos van a hacer llegar a todo el mundo que buscamos (o mejor dicho que nos busca), pero… ¿Qué sentido tiene llegar a todo el mundo, si luego no tenemos que decir? Nosotros creemos que es como hacer un packaging precioso, funcional y útil, pero que no tiene nada en su interior… ¿nos sirve de algo a medio-largo plazo? Por eso tenemos que empezar trabajando el interior, el contenido, para luego aprovechar ese packaging tan útil, tan bueno, que es el SEO, las redes sociales, la web, el vídeo…¡el blog! y darle sentido.

Ahí encontramos la clave, en conectar personas con personas, para que las relaciones sean estables y duraderas, y los clientes disfruten siéndolo. Si si, disfruten siendo clientes. Ese es nuestro objetivo, y esa es nuestra meta. Por supuesto que nos equivocamos unas cuantas veces, y seguiremos haciéndolo. Pero también prometemos que cada equivocación, nos hará aprender a como llegar a un acierto. Y así, por esta carretera de montaña, seguiremos avanzando. Disfrutando cada curva, cada frenada, para luego volver a acelerar.

Esta es la carretera en la que queremos estar, y es la carretera que queremos compartir contigo… ¿te apuntas? 😉