Han pasado casi dos meses desde el último artículo, ¿nos habéis echado de menos? 😉 Esta vez voy a continuar con la implementación de tu propio plan de marketing de manera sencilla, en base a los puntos más básicos y concretos desde donde podemos empezar.

En verdad, como comentábamos, un plan de marketing se puede desgranar en todos los puntos que quieras, pues cuanto más segmentes, más exitoso va a ser su posterior puesta en escena. Pero en este caso, como dijimos, nos centramos en los 5 puntos principales. ¿Has tenido alguna duda preparándolo? Estoy seguro de que, al ir escribiéndolo, de tu cabeza han salido ideas que estaban ahí, pero a las que antes no se les había permitido mostrarse como tal. Esa es una de las principales ventajas de escribir tus notas de Marketing. TIP SIETE OLAS: lleva contigo siempre una agenda donde escribir pensamientos e ideas locas, pues a veces dejar de sen locas y se convierten en realistas. Y es que la tecnología y gadgets para nuestra vida diaria están genial, pero de verdad, nada como escribir a mano.

Bien, veamos un pequeño resumen de los puntos:

  • ¿Quién es nuestro cliente? Este punto es clave, pues nos va a ayudar no solo a saber quien nos va a comprar, si no su manera de pensar, donde se mueve, que busca, cuanto invierte, que lo motiva a compras y cuáles son sus miedos, así como darle argumentos claros y orientados a sus necesidades porque… ¿el cliente nos compra o nosotros le vendemos?

Este punto me parece lo suficientemente interesante como para pararnos en él. En verdad, daría para todo un año de artículos de blog, pero (de momento 😉) no voy a profundizar tanto en este tema. Lo que está claro es que hay diferentes tipos de vendedores, y en base a ello, se practican diferentes tipos de venta. Aquí, depende de cómo quieras hacerlo; más agresivo, más pasivo, persuasivo, elocuente… ¿cómo te definirías tu?

El marketing es más que aplicar unos conocimientos y unas métricas a la espera de tener resultados. El marketing, como acción orientada a atraer personas tiene mucho de emoción, y la venta, básicamente es eso, emocionar es nuestros clientes.

Hace un par semanas, en un viaje a La Rioja, y un director comercial me contaba que después de hacer gran cantidad de másteres y formaciones varias de temática comercial se había dado cuenta de que había una táctica que no le habían enseñado nunca y que le hacía infalible cuando iba a vender. ¿te la puedes imaginar? Efectivamente, él, cuando va a vender, en vez de hablar y contar lo bueno que es y lo interesante que es su producto, ESCUCHA. Escucha, pregunta y escucha. Así, consigue toda la información que necesita para hacer la oferta totalmente centrada en el cliente, para disparar al centro de la diana de los intereses del cliente.

En fin, que me voy por las ramas y por las ramas de un árbol que me encanta. El punto uno de definir a nuestro cliente nos vale para tener claro como llegar a él, qué decirle y como tratarlo para que se convierta en el héroe de nuestra historia.

Hasta aquí el punto de definir a nuestros clientes en un plan de marketing, la próxima semana comentaremos el segundo punto: Objetivos a 6, 12 y 18 meses en el marketing.

Hasta entonces… si tenéis cualquier duda, podéis comentar aquí mismo, o escribirme al mail javier@sieteolas.es  ¡Feliz Marketing!